Agrimensor en Ramos Mejia – Agrimensura Medina

Desde 1978 cubriendo una amplia zona oeste de Buenos Aires.

Agrimensor en Ramos Mejia, Agrimensura Medina: realizamos certificados catastrales, mediciones de agrimensura, divisiones catastrales, capital y bs as.

Ramos Mejía se ubica a sólo 14 km del centro de la Capital Argentina, y posee un rápido acceso a través de autopistas. Cuenta con importantes edificios históricos, bellas iglesias, colegios de imponentes edificios, atractivos sectores residenciales, una intensa vida nocturna, centros culturales y un centro comercial de variedad de ofertas, productos y servicios, junto a su área central donde se conjugan viejas casas junto a imponentes edificios de oficinas y viviendas.

Estación Ramos Mejía.

  • La Estación de Tren: es el patrimonio de la Ciudad, y la casona de la estación tiene un valor simbólico muy importante, porque es el eje de la historia de una ciudad.

El edificio data de 1906 y fue construido por el arquitecto neerlandés John Doyer (1862-1936), quien también construyó el edificio de la Estación Once. El edificio puede encuadrarse dentro del estilo victoriano tardío.

La conservación y preservación de patrimonios históricos es muy importante en una sociedad que olvida fácilmente. Por eso, la labor del Museo y Archivo Histórico de La Matanza, es una tarea a destacar. Uno de los objetivos más recientes que tiene la institución es la restauración de la casona ubicada en la Estación Ramos Mejía, que tienen más de un siglo de vida y que está muy deteriorada. La idea es que ese lugar sea transformado en un museo. Es por eso que en el 2000, T.B.A. le otorgó al municipio en comodato, ese edificio con el fin de instalar un espacio que sirva para recordar los inicios de la localidad.

  • La Casa de La Cultura: ubicada sobre la calle Belgrano, a metros de la Av. De Mayo, justo enfrente de la tienda de discos Musimundo. La Casa de la Cultura es el principal centro de actividades culturales de la ciudad. Albergado en un bellísimo edificio de estilo español, está institución que depende del municipio, ofrece una amplia variedad de servicios que incluyen cursos diversos, presentaciones de libros, exposiciones recitales. Dentro del mismo edificio se aloja el Teatro Leopoldo Marechal, uno de los más importantes del área metropolitana. En este teatro se producen todo tipo de manifestaciones artísticas y se presentan semanalmente espectáculos teatrales de gran jerarquía que están simultáneamente en cartel en la ciudad de Buenos Aires.

Preste atención a la bellísima fachada del edificio que incluye una pequeña torre y un mirador. También son dignos de admirar las rejas artísticas de balcones y ventanas y los bellísimos portones de madera.

  • Otro polo de irradiación de cultura en la ciudad es la “Asociación Gioventù Italiana Corrado Álvaro”, sita en la calle Bolivar 47, entidad que brinda cursos de idioma italiano, inglés, portugués, francés y japonés, junto con otras disciplinas tales como teatro, gastronomía, tallado en frutas y verduras, computación, canto, origami y otras. La Asociación cuenta además con un coro de gran jerarquía que ha participado en eventos nacionales e internacionales. Esta asociación es también la promotora y curadora del Primer Museo de la Inmigración Italiana en la Argentina, cuya muestra itinerante ha recorrido con gran suceso diversos puntos de la Argentina.
  • Otro punto de interés es el Colegio Vilfrid Barón de la Obra de Don Bosco, ubicado en el corazón de la ciudad de Ramos Mejía. El predio fue adquirido por la Congregación Salesiana en 1917 en lo que hoy es la Avenida de Mayo al 1900. La piedra fundamental fue colocada en 1925 en un acto presidido por el obispo de La Plata Francisco Alberti —en aquellos años Ramos Mejía pertenecía a la Arquidiócesis de La Plata.

El presbítero Esteban E. Paglière fue el propulsor de la obra quien contó con el apoyo financiero de la señora Catalina Biza de Barón. Doña Catalina Biza era una acaudalada tucumana viuda del millonario inmigrante francés Wilfrid Barón, nombre con el que fue bautizada la obra. Cabe destacar que el pueblo pampeano de Colonia Barón también le debe su nombre y que el hijo de ambos fue el famoso escritor maldito y dandi Raúl Barón Biza.

En 1930 se inauguró la primera sección del establecimiento, bajo el nombre de Colegio Wilfrid Barón de los Santos Ángeles, que iba a conformar un instituto vocacional modelo, para niños de 8 a 12 años, cuyo proyecto contemplaba la creación de un albergue para niños, una escuela de agricultura y una escuela taller para el perfeccionamiento de la enseñanza de las artes profesionales.

A principios de 1933 se habilitó un nuevo sector, donde se instaló el Instituto Salesiano Teológico Don Bosco, y en 1934 se terminaron otros pabellones y el templo anexo, consagrado a María Auxiliadora, que sería elevado a la categoría de parroquia en 1957.

En la década de 1950 la institución vendió parte de los terrenos que ocupaba y quedó separada en dos fracciones; la que da a la Avenida de Mayo esquina Humboldt, con el colegio y el templo, y la que tiene acceso en Humboldt 270, esquina Bolívar, donde se encuentran las instalaciones deportivas a disposición de alumnos y ex-alumnos, las que contaban en su origen con un amplio espejo de agua para la práctica del remo. Este complejo se convirtió, en 1962, en el Ateneo Don Bosco, donde se continúa hasta hoy con las más variadas prácticas del deporte.

En el año 1963 se inaugura el nivel de enseñanza media con la creación del Instituto Secundario Don Bosco.